Mercados en estampida

Hace muchos años tuve la “suerte” de montar un pura sangre inglés. Suerte entre comillas porque vino acompañada de una espantada del caballo que se desbocó y, para más inri, se rompieron las bridas. En esa situación lo primero que hice fue quitarme los estribos y agarrarme a sus crines, con la esperanza de que en la explanada que teníamos por delante, se fuera calmando. Pero no, llegado un punto viró hacia un camino que a mí me pareció de lo más pedregoso (y peligroso), así que, no siendo una gran amazona, pensé, Mercedes, mejor me apeo. Dicho y hecho, me quité las gafas, salté, rodé y me levanté, viendo cómo el caballo se alejaba a todo galope.

Cuando un caballo se desboca, no le pueden seguir otros. El sonido del galope le provoca, según parece, que huya más rápido y, en su huida va tan ciego que puede llegar a estrellarse contra un muro  o tirarse por un precipio, antes que pararse. Por eso es tan peligrosa una manada en estampida, porque puede dirigirse hacia un precipicio y morir toda la manada.

Los mitos del cine, ignoro si es cierto, dicen que a una manada en estampida, sólo le puede evitar que caiga por un precipicio si un hombre con la suficiente fuerza (interior) se para frente a ella y se queda mirando fíjamente al caballo que vaya al frente.

Hoy observo el comportamiento de los mercados y me parecen, más que nunca, una manada desbocada, acercándose peligrosamente a un muro o a un precipicio. Cuanto mayor es el miedo, más huyen y cuanto más huyen, más se acercan a lo que desean evitar. Hacer caer a España es poner en jaque la economía europea y global. Somos demasiado grandes y nuestra caída puede provocar un efecto dominó que repercuta en todos los países.

Pero, por un lado, ¿quién en su sano juicio no saldría espantado por las malas prácticas que, durante años, las grandes corporaciones españolas en general y, constructoras, en particular, han llevado a cabo? (bien ayudadas y animadas a ello por los grandes partidos españoles -financiación- y bacos alemanes -refinanciación, recuerdo).

Cuando uno piensa que ya no puede salir más “basura”, resulta que no, ahora, una vez que ya hemos visto la “solidez” de nuestro sistema financiero [sic Zapatero, Rubalcaba, Elena Salgado], sale la de las grandes constructoras y las deudas billonarias que tienen. Resulta que los Florentino, Koplowitz and company son millonarios … en deudas e intereses que están fagocitando sus fortunas (empresariales) [*].

Ante lo cual, no puedo por menos que hacer un par de preguntas:

¿Y ahora qué Sr. de Guindos? ¿vamos también a evitar que quiebren estas grandes empresas?

¿Y después de las constructoras, nos tienen reservada alguna otra sorpresa?

Y aquí no pasa nada! (eso sí, un ciudadano indignado y harto de pagar el mal hacer de políticos, banqueros y élites, se intenta rebelar y quedarse de acampada en Sol y le pueden caer 4 AÑOS DE CARCEL!).

Por otro lado, el Sr. Rajoy que debería de ser ese “líder” que mirara frente a frente a los mercados, es incapaz de mirar a los ojos a su “pueblo”, ese a quien dice representar y que “supuestamente” le hemos otorgado su gran mayoría, al parlamento, en el que, repito, tiene mayoría absoluta ¿ese hombre va a pararse frente a los mercados y mirarlos cara a cara?

Con lo que yo me pregunto ¿qué hace un registrador de la propiedad metido a presidente? ¿en manos de quién estamos?

Le diría Sr. Rajoy que tiene dos salidas, una saltar del caballo y dejar que sea un jinete experto quien tome las riendas o tomarlas usted y mirar cara a cara a su pueblo, al parlamento y a los mercados … explicando cuál es la verdadera situación de España, para que no haya más sorpresas y un plan de acción creíble para salir de la situación en la que nos encontramos. Un plan de acción no dictado por los deseos de Bruselas, Merkel y el FMI (que ignoran, al igual que todos, cuál es nuestra verdadera situación), sino un plan de acción real, realizado con parámetros y variables reales, mostrando la productividad REAL de los trabajadores españoles, no la DISTORSIONADA por los sueldos millonarios de gestores incompetentes, que han basado su crecimiento en cuentos de la lechera. Bajo mi punto de vista, eso sería mirar de frente a los mercados, comenzando por el más cercano, nosotros, los españoles.

—-

Otras entradas relacionadas:

Anuncios

4 Respuestas a “Mercados en estampida

  1. Pingback: Y la sorpresa saltó … y ahora ¿qué? « montejbquisiera·

  2. Pingback: Y la sorpresa saltó … y ahora ¿qué? « El armario·

  3. Pingback: Mercados en estampida | El diario de Ivonne | Scoop.it·

  4. Pingback: Mercados en estampida | ¿Qué está pasando? | Scoop.it·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s