Autoestima, base de la empresa y el liderazgo 3.0

Con la crisis hemos pasado de un escenario estable y más o menos predecible, a otro cambiante y de alta incertidumbre. Si no queremos “extinguirnos”, hemos de integrarlo en nuestro día a día. Ya no sirve mirar hacia atrás y, en base a lo que hicimos el año pasado, planificar el futuro o mirar “hacia arriba” para que me digan qué hacer. La crisis ha dado al traste con ese tipo de “planificación” y de “liderazgo” y ha hecho resaltar la importancia del liderazgo 3.0 y el autoliderazgo en las empresas. Sean éstas grandes, medianas o pequeñas, se ha hecho evidente que aquellas organizaciones que priman y premian el liderazgo distribuido (3.0) son las que mejor están atravesando la crisis. Es decir, aquellas empresas que apuestan porque sea la persona más preparada para cada situación, independientemente de su cargo, quien tome el timón.

Es un cambio que conlleva una revisión profunda del concepto de la jerarquía y una transformación social y cultural. Para llegar a ello implica potenciar una de las bases más importantes del liderazgo (3.0), por no decir la más, bajo mi punto de vista, la autoestima, la confianza y seguridad en uno mismo. Sólo desarrollando una buena autoestima, podemos desarrollar cualquiera de las nuevas competencias transversales que necesitamos en la empresa 3.0.

….

Seguir leyendo > MyKLogica – Acción Positiva

Anuncios

Una respuesta a “Autoestima, base de la empresa y el liderazgo 3.0

  1. Apreciada Mercedes, estoy de acuerdo con tu post. Efectivamente, desarrollar una buena autoestima, nos puede ayudar a mejorar la confianza y seguridad en uno mismo. No obstante pienso, que solo es posible, si somos conscientes de nuestras propias limitaciones y carencias y, las de los demás. Este post tuyo me recordó la mención del siguiente que hacía en su libro Nassim Nicholas Taleb sobre “El cisne negro” en el recomendable largo post del prólogo: “Rodeados de cisnes negros: El fraude secreto del discurso de los dirigentes”, en el que al final cita los trabajos de Daniel Kahneman, a ver en este lik: http://montejbquisiera.wordpress.com/2012/03/16/rodeados-de-cisnes-negros-el-fraude-secreto-del-discurso-de-los-dirigentes/

    Al hilo, he publicado un interesante post Pensando, rápido y lento, del libro “Thinking, Fast and Slow” de Daniel Kahneman, publicado en noviembre pasado.

    En su libro, Kahneman sostiene que, para organizar el conocimiento, coexisten en el cerebro humano dos sistemas independientes: los llama el Sistema Uno y el Sistema Dos. El Uno es impresionantemente rápido: nos sirve, por ejemplo, para reconocer caras en fracciones de segundo. Probablemente se originó cuando nuestros antepasados mamíferos sobrevivían en un mundo de grandes depredadores reptiles. En cualquier selva, la sobrevivencia requiere de un cerebro limitado pero rápido. Llamamos usualmente intuición a lo que el Sistema Uno concluye rápidamente sin esperar a la conciencia racional. El Sistema Uno tiene un acceso casi instantáneo a un vasto almacén de memoria, que es el que utiliza de referencia para adelantar conclusiones. Y las memorias más impactantes e influyentes son aquellas asociadas con emociones muy intensas: el miedo, el dolor, el odio. El Sistema Uno no resulta muy acertado. Es, más bien, la herencia del mundo de la selva, donde mejor le va al rápido, incluso si se equivoca, que a uno muy acertado, pero lento al decidir.

    El Sistema Dos, a través del proceso lento de análisis y examen crítico de la evidencia disponible, llega a juicios más conscientes. Para ello, toma en cuenta los insumos del Sistema Uno, pero nos da la opción de revisar las opciones y corregir los errores. Probablemente esa parte del cerebro se desarrolló más recientemente, cuando nuestros antecesores ya primates se subían a los árboles donde tenían algo más de tiempo para pensar. Un mono en un árbol, más que de su sobrevivencia, está preocupado de su territorio, de planear y coordinar actividades con su grupo familiar. Es el Sistema Dos el que, a los humanos, nos ha permitido crear luego la cultura y el arte.

    La pregunta lógica es: ¿por qué no abandonamos el Sistema Uno, tan primario y sujeto a errores, para concentrarnos en un Sistema Dos, más confiable? La respuesta de Kahneman es que éste es uno muy ocioso y que requiere de esfuerzo mental, así como de tiempo y calorías… sigue en el link: http://montejbquisiera.wordpress.com/2012/05/10/477/?preview=true&preview_id=477&preview_nonce=b4093541ea

    Espero sirva este largo comentario, como pista de los grandes retos a los que nos enfrentamos, además de la rabiosa velocidad de los acontecimientos, sin apenas tiempo a digerirlos.

    Como siempre un gran abrazo y mil @}–}–}—-

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s