Prácticas de salud y belleza de la “abuela” y cosmética artesana: Cabello

Con los años me he convencido que no por pagar más, se obtienen mejores resultados. Esto lo he ido aprendiendo con la edad. Tengo una piel increíblemente buena y un pelo fino pero fuerte y con un brillo envidiable (sobre todo teniendo en cuenta mi edad, 50 camino de 51).

¿Genética? seguramente, puesto que mis dos abuelas tenían una piel preciosa y lo mismo mi madre pero también creo que tiene que ver con ciertas prácticas y rutinas que llevo a cabo, mascarillas que me hago de vez en cuando en casa y, recientemente, he tenido la suerte de poder incorporar cósmetica también casera (jabones y cremas, con aceites esenciales principalmente) que me ha enseñado a hacer una buena conocida.

Os aseguro que tienen las 3 Bs, la primera (buenas) y la tercera (baratas) fundamentalmente, además de lo divertido y gratificante que es; por lo que, teniendo en cuenta los tiempos que corren, lo comparto con vosotros por si os interesa y os animáis (quienes no lo hagáis ya, claro!).

Quienes me conocéis ya sabéis que suelo ir de arriba hacia abajo, por ello comienzo por el “cabello”.

Parto con una ventaja. Lo he “castigado” muy poco. Me he hecho la permanente 2 veces en mi vida y llevo el pelo de mi color natural. Soy una convencida de que, al igual que la piel agradece la luz del sol y el aíre, lo mismo pasa con el pelo pero bueno, eso ya son gustos y opiniones muy personales. A lo que iba, lo tengo normal y de color castaño oscuro (ahora ya, comenzando a tener reflejos canos).

Así que, para aquellos y aquellas que os interese … allá van estas prácticas y trucos para tener un pelo fuerte, sano y brillante:

  • Lavado: me lo lavo 1 vez a la semana. Tuve una época en la que me lo lavaba todos los días hasta que una amiga, que estudió peluquería, me comentó lo malo que es para el cabello y el “cuero” cabelludo. Tenemos una grasa natural que lo protege y lavándolo a diario, según parece, destruimos esa protección natural, al tiempo que incrementamos los niveles de producción de la grasa, por lo que cuanto más lo laves, más graso se te vuelve. Yo lo que hice fue ir incrementando en un día la distancia entre lavado y lavado. Lo cierto es que me va muy bien (además del ahorro que supone). Si se te cae mucho el pelo, además de cortar, prueba a lavártelo o terminar el lavado con agua fría. Cierra los poros y tonifica el cuero cabelludo.
  • Suavizante: tras el secado (uso secador, sobre todo en invierno) cuando veo que lo necesito, me pongo un poquito de crema de cuerpo y la extiendo con el cepillo. Nada que envidiar a cuando usaba suavizantes específicos para el pelo. Es más, diría que me queda aún más suave.
  • Cepillado: desde que tengo uso de razón me cepillo el pelo casi todos los días antes de acostarme (aunque en verdad debería decir el “cuero cabelludo”), excepto el día que me lo lavo (por el tema de la “electricidad estática”). Si lo hacéis, procurad que el cepillo sea de puas gruesas y de punta redonda y las cepilladas largas, de forma que os masajeen el cuero cabelludo sin romper el cabello. Según me dijo una peluquera, activa la irrigación y ayuda a mantener el pelo fuerte, ah y  siempre con el pelo seco. Según me dijo esta peluquera, te puedes llevar media cabellera o romper el pelo si te lo cepillas cuando está húmedo o aún mojado. Aprovecho, además, para hacer un poco de “meditación” mientras lo hago. Pienso que con cada cepillada se me van los malos “rollos” que haya podido tener ese día. Mentira o verdad, la cuestión es que me relaja y parece que me voy a la cama mejor.
  • Mascarilla: Además de la importancia de una alimentación sana, no viene mal, de vez en cuando reforzarlo con una mascarilla. Yo hago una que me va genial. Ingredientes: 1 yema de huevo -proteína-, 1 cucharada de aceíte de oliva -nutre- y 1 cucharada de zumo de limón o vinagre -brillo. Lo bato bien y me lo pongo en el pelo 20 min. o media hora antes de lavármelo. Os aseguro que mi pelo lo agradece. Lo suelo hacer una vez cada 2 ó 3 meses.
  • Corte: cuando veo que se me comienzan a abrir las puntas y con la luna en creciente. No sé si afecta o no pero mi abuela materna insistía en ello cuando era pequeña y yo he seguido con la tradición.

Y bueno, creo que eso es todo. Si tenéis algún truco vuestro y lo queréis compartir, bienvenido será y si tenéis alguna pregunta, adelante.

Anuncios

Una respuesta a “Prácticas de salud y belleza de la “abuela” y cosmética artesana: Cabello

  1. Pingback: Prácticas de salud y belleza de la “abuela” y cosmética artesana: Cabello | Reflejos | Scoop.it·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s