Ciencia, Religión, Religiosidad

En un corto espacio de tiempo he leído y tenido varias conversaciones sobre este tema, seguramente por la influencia de las jornadas de la JMJ en Madrid. Comparto con vosotros en qué creo yo.

Creo que hay que poner en perspectiva cuándo se escribieron los diferentes libros sagrados, el conocimiento que de la ciencia había entonces, el estadio evolutivo de quienes los escribieron y el desarrollo del lenguaje y de la comunicación que debían de tener entonces.

Creo que Dios = Alá = Krisna = Jehová = Tlaloc = … Cada uno es el nombre con el que cada pueblo denominaba a lo “divino” y que en terminología científica “actual” = Energía ¿Big Ban(g)?.

Definición” de Energía = ni se crea ni se destruye, solo se transforma.

La energía es el “hilo conductor” que nos une a todo y a todos. Todos, a la luz del microscopio, a nivel atómico, estamos compuestos de átomos, neutrones, protones ….

Si nos centramos en aquella época ¿os imagináis lo que tendría que ser el rayo y el fuego para nuestros ancestros? Seguramente el primer gran descubrimiento de la humanidad fue, primero el control del fuego, lo que les permitió habitar en cuevas, calentarse, ahuyentar animales, las primeras comidas cocinadas … y segundo, el saber cómo encenderlo.

Si nos fijamos en los mitos e incluso en las cartas del Tarot (que según he leído, provienen de la civilización egipcia), nos describen este hecho y su impacto. La carta de “El colgado” describe el mito de Prometeo, quien robó el fuego (control y conocimiento) a los dioses y la maldición que tiene un regalo “divino”, lo cual entiendo significa el peligro de usarlo mal, por inexperiencia, ignorancia o por la causa que sea.

Bajo mi punto de vista, el Antiguo Testamento es una descripción de la creación y expansión de la vida desde la “lucidez” y perspectiva de los hombres de aquella época, junto con las primeras normas de comportamiento para la convivencia y salubridaz, dadas por grandes adelantados a su tiempo y auténticos avatares:

No matarás, no robarás, no desearás a la mujer de tu prójimo …

No comerás carne de cerdo (zona desértica ¿os imagináis las triquinosis que debieron haber sufrido?) …

El uso del no, demostraría el nivel evolutivo de su lenguaje. Un lenguaje “evolucionado” hubiera dado las tablas de la Ley en afirmativo: Respetarás la vida, respetarás la propiedad ajena, respetarás a la mujer … > inequívocas y que indican qué hacer

Es decir, las bases documentales de las diferentes religiones serían la “proto-ciencia” y la “proto-educación”. Las primeras observaciones, análisis y descripciones del mundo, del universo, de la vida.

De ello nacería, por un lado, la reverencia ante los fenómenos que observan, el “milagro” de la vida y la constatación de los diferentes impactos en función del uso que se le da. A mejor uso, mejores impactos. De ahí, me imagino, que los primeros científicos, serían auténticos “sacerdotes”. Algunos lo desarrollaron para el bien común, otros se guardaron el “secreto” como posible forma de control o porque pensaron que sería peligroso …

Siguiendo con el ejemplo del fuego:

¿el fuego es bueno o malo?

Dependerá, si lo utilizo para hacer incendios o lo uso para proteger o aumentar la calidad de vida.

Por ello, cuando hablan de que que hay que ser “bueno”, interpreto que lo que querían decir es actua de la forma correcta, porque te será más fácil la vida.

Así el efecto karma o de “boomerang” de la “energía” significaría que si mis comportamientos son ofensivos o insultantes, lo que voy a recibir por parte de a quien ofendo o insulto, es animadversión (activa o pasiva) y que dicha animadversión después o antes, terminaré sufriendola en mis propias carnes (ya sea de frente o con críticas por la espalda que puedan menoscabar mi prestigio, por ejemplo).

Y, por otro, se fue desarrollando la ciencia, al igual que hoy en día, una “exotérica”, es decir, abierta a todos (aquello que está probado que funciona) y una “esotérica” (Kábala, Gnosis, Sufismo …) que a través de la observación y el “diálogo” interior, van experimentando, intentando dar respuestas a preguntas que aquellos “primeros científicos” debieron hacerse y de donde toma nombre la palabra religión (del latín “religare” – dos versiones para su traducción etimológica: de leer o de ligar/amarrar – releernos, reunirnos con nosotros mismos), hasta llegar a la alquimia en la Edad Media y la Ciencia con ¿Newton?

Así, cuando me preguntan si creo en la magia y los milagros, mi respuesta es “sí”. Creo que los milagros y la magia son la ciencia por descubrir. Si tenemos en cuenta que, según dicen, hemos desarrollado aproximadamente un 8% de nuestro cerebro, diría que nos falta por “explorar” y descubrir el 92% restante de lo que constituye la vida.

La evolución deviene así el paso del inconsciente al consciente, a través del desarrollo de todas nuestras capacidades puestas al servicio de saber cómo “funciona” la Vida.

Pero lo cortés no quita lo valiente. Quiero decir, la vida es en sí un milagro, llámémosle Dios o energía. Por mucha explicación científica que haya, eso no quita el hecho de que me siga pareciendo un regalo ser y la existencia misma. Además de que la dimensión espiritual del hombre es un hecho, pensamos (unos más que otros, eso sí), sentimos, ideamos … independientemente del mundo material con el que interactuemos. Yo, nosotros, como seres pensantes, somos y existimos.

Religiosidad, ser religioso, por tanto, significa explorar el desarrollo de nuestras potencialidades, desde la meditación (relajación, concentración profunda, “oración” …) y desde la práctica, practicando comportamientos que favorezcan el uso correcto de nuestras potencialidades. Es decir, a nivel relacional es un proceso de aprendizaje de comportamientos lingüísticos que nos permita sacar lo mejor de cada uno; a nivel individual, es hacer lo que he de hacer y, si me equivoco, aprendo y rectifico …

Y, por último, en cuanto a quiénes eran físicamente estos “Dioses” de los que hablan algunas de las antiguas religiones, creo que son “hombres” o seres del futuro, aquellos que nos llevan miles de años en la expansión del universo, que habrán desarrollado su cerebro a unos niveles insospechados por nosotros y que por eso hablan de los dioses en futuro:

“¿somos los que seremos?

o

¿somos lo que seréis?”.

Anuncios

4 Respuestas a “Ciencia, Religión, Religiosidad

  1. Nacemos múltiples y nos hacemos uno. No sé si será la utopía o cualquier otro ideal, el que tome el relevo que nos dé el impulso que necesitamos, para salir de este limbo en el que estamos, pero sí estoy seguro que la inercia de la vida quía el rumbo de los seres humanos a perseverar su existencia.

    Sin duda alguna, nos queda mucha imaginación para resolver los problemas de convivencia, pues los límites están en el conocimiento y no en la ignorancia.

    Los medios, velocidad, capacidad de interpretación, convocatoria y actuación, que puede reunir una masa crítica actual, simplemente son impresionantes, como ejemplo la recientes convocatorias humanas en diferentes países, la caída de sistemas dictatoriales represivos y el gran esfuerzo y recursos que están realizando algunos países por controlarlos o el último encuentro religioso en Madrid, entre otras muchas manifestaciones en el mundo.

    Se vislumbra un modelo de organización social horizontal, solo hay que mirar e interpretar. Multitud de organizaciones están realizando una labor muy importante en la dirección de que cada cual disponga de la posibilidad de creer, de que pueden hacer algo valioso de utilidad por sus propias manos para cambiar. Está ahí delante, esperando a ser descubierto, aunque lo esencial es, que recuperemos el creer en nosotros mismos para empezar. No mirar, observar, sería la consigna.

    Me gusta

    • Muy buenas Juan Bernardo, más que inercia, la llamaría la evolución, que es la que nos lleva a experimentar y seguir avanzando, incluso en el descubrir vías que han de desandarse pero, si no se hubieran hecho, no lo sabríamos de forma empírica. Como bien dices, es el conocimiento lo que nos lleva a ampliar límites.

      100% de acuerdo contigo en que vamos a un nuevo modelo societario horizontal y que para llegar a él hemos de estar abiertos y observar y, añadiría, actuar en coherencia con lo que queremos conseguir.

      Siempre un placer leerte por aquí.

      Un abrazo y buen inicio de semana :)

      Me gusta

  2. Aunque la linea es clara, no hablas de religión que implica la organización colectiva que puede y ha hecho el mal so pretexto de divino mandato y que tiene secuestradas sociedades enteras, espiritualidad si, religión NO

    Me gusta

    • Buenas tardes, Luis, gracias por dejar tu comentario.

      En relación a lo que comentas, esa ya es otra cuestión, desde la “institucionalización” de la iglesia católica, en el primer concilio de la historia, Nicea 325, que fue cuando Constantino “oficializó” la iglesia católica y lo hizo por una cuestión de unificación política y religiosa del imperio. Fue en este concilio en el que se promulgó la “divinidad” de Cristo y donde se pusieron las bases para un mejor “control” de la población y, de todas formas,no debemos confundir religiosidad con la institución. La institución como tal ha hecho lo que comentas, la religiosidad de muchas personas es todo lo contrario (y tampoco hay que confundir religiosidad con beatería, puesto que las personas religiosas, coherentes con la creencia cristiana, han hecho mucho bien – madre Teresa, Cristianos de base …).

      Saludos y buen inicio de semana :)

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s