Gestión del tiempo: Causas físicas

Hay muchas teorías sobre cómo mejorar el tiempo pero pocas que tengan en cuenta las causas y, realmente, lo que nos puede ayudar a modificar una tendencia en mis patrones y hábitos de trabajo, es conocer sus causas.

Yo éstas las englobaría en 3 grupos:

  1. Físicas
  2. Actitudinales/emocionales
  3. Comportamentales

1. Físicas

Y por causas físicas, no me refiero a enfermedad, sino a los biorritmos, a las puntas y valles de trabajo y a las interrupciones que en nuestro día a día tenemos:

a) Biorritmos:

Los biorritmos (del griego bios, vida y rhythmos, cadencia) son ciclos de energía que afectarían a las personas de una manera repetida y constante.

Fuente:http://es.wikipedia.org/wiki/Biorritmo

Según la teoría de los biorritmos (que pueden ser de 3 tipos – físico, emocional y mental), éstos se mueven en ciclos cercanos al mes pero, independientemente de que tengamos puntas y valles de mayor lucidez y eficacia a lo largo de un periodo tal, también es cierto que dichos biorritmos se producen a lo largo del día y que reconocerlos y conocerlos y dejar aquellas actividades que exigen mayor concentración para los momentos que sé que estoy más lúcida y aquellas tareas o consultas más rutinarias para cuando tengo menos, me ayuda a ser más eficaz y aprovechar mejor el tiempo.

b) Puntas y valles en el trabajo:

En todos los trabajos hay momentos de mayor y menor presión, interrupciones, etc. Determinar estas puntas y valles y organizar y planificar mi agenda en función de estos momentos, me suele evitar sorpresas.

Se dice que la concentración se pierde en un segundo pero volver a ella, por lo general, nos lleva entre 15 minutos y media hora: Repensar sobre lo que estábamos trabajando, volver a coger el ritmo, etc.

Y hemos de ser realistas, hemos de tener en cuenta que en un entorno como el actual, es imposible aislarnos del mundo y tener el periodo y ambiente de concentración que, en muchas ocasiones, requerimos. Así pues, busco aquellas horas del día en las que sé que tengo menos interrupciones para centrarme en aquellas cuestiones o consultas que me requieren mayor concentración, con ello me facilito el trabajo y me doy la oportunidad de ser más eficiente.

c) Imprevistos y otros:

Los expertos en el tema (y, en verdad funciona) dicen que los imprevistos pueden llegar a conformar hasta el 30% de nuestra actividad diaria, tener en cuenta este dato a mí, personalmente, me ayuda a planificarme y a ajustar tiempos mejor.

Reflexionar sobre ello posibilita que algunos dejen de ser imprevistos y pasen a ser “previstos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s