Motivación y productividad (iii)

Hablar de motivación es hablar de Maslow. Personalmente le considero uno de los pensadores más importantes del S.XX y que comprendió, como nadie, qué nos mueve a las personas. Así, a lo largo de los siguientes 5 puntos, esbozaré, tomando como base sus tesis, cómo se puede conseguir una mejora de la motivación y, por ende, un incremento en la productividad.

2º. Necesidades higiénicas y básicas cubiertas: condiciones laborales que permitan concentrarse en el trabajo diario:

– entorno agradable: un entorno con tecnología obsoleta, mala luz o condiciones insalubres repercutirá en la productividad y calidad del trabajo.
– salarios dignos: una persona que mal-llegue a fin de mes o se sienta infravalorada difícilmente se concentrará en su trabajo.
– horarios que garanticen la máxima productividad y que permitan una vida personal-profesional sana y equilibrada: duela a quien le duela, hay una relación directa e inversamente proporcional, entre jornadas laborables interminables y productividad y rendimiento en el trabajo (cualquier desequilibrio en la vida personal termina afectando a la profesional y viceversa).

3º Necesidad de seguridad: Políticas que garanticen su sostenibilidad y estrategia a largo plazo:

A nivel de negocio:
– Visión única, misiones departamentales complementarias y objetivos convergentes: todo objetivo que no sea convergente lleva a la divergencia y toda fuerza que no sume, resta.
– Actualización y desarrollo de sus profesionales: políticas que aseguren el crecimiento y mejora de su máxima inversión, los recursos humanos, para asegurar la calidad y competitividad de sus productos o servicios.
– Política que garanticen la Calidad de Venta (base de la Facturación) entendida como ese producto que puedo repetir sus cualidades 10 veces sin sentir que vendo “una moto”.

A nivel de la compañía:
– Objetivos coherentes : Una persona que sabe que su permanencia en la empresa depende de su trabajo, de sí misma, será mucho más eficaz y eficiente y esto sólo se cumple cuando se tienen objetivos coherentes o SMARTS (eSpecíficos, Mesurables, Alcanzables, Retadores, en un Tiempo determinado, con Seguimiento). Un contrato indefinido no significa nada si no sé bajo qué “vara” se me está midiendo o me ponen objetivos que desde su inicio sé que no puedo cumplir.
– Desarrollo profesional: Formación que garantice la competitividad y evite la obsolescencia profesional de los colaboradores.
– Políticas que garanticen la mejora continua y la competitividad del producto o servicio (base del Margen de Beneficios): Un error es una oportunidad de aprendizaje y, por supuesto, de mejora de la calidad (qué se ignoraba, qué se aprendió, cómo aplicarlo).

Este tipo de necesidades, una vez cubiertas, no motivan pero su carencia o ausencia son fuente de insatisfacción y “rencor” hacia la empresa y son base de conflictividad laboral. Toda energía que se pierde en estos aspectos, es energía que deja de invertirse en mejora y desarrollo del negocio y de la compañía.

… continuará ….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s