Brindo por las desterradas y los sin tierra

… erase una vez que se era, un reino, lejano y olvidado, en nuestra memoria eterna. En él una bella niña doncella vivía, hija de un reputado mercader … era una doncella dulce … mimada en su propia historia …. confiada y cándida … AMOS ANDA … QUE UN MIRLO INCONSCIENTEMENTE INEXPERIENTE DE LA REALIDAD … ay mirá que eres bruta, madre, YA, YA , DEJA, DEJA … K LO QUE SOY ES REALISTA….

Bueno… dejadme continuar …. en esto que una noche, oscura, alguien llamó a su sueño … TOC … TOC … ¿Sí, quién es? … Hola docella, soy tu destino mujer … pasa, pasa, ¿qué se te ofrece? … mira vengo a ofrecerte un acuerdo … ¿cuál es? … y ésto le dijo: … te propongo el juego de la vida, más tú me has de decir qué prefieres si dulces almohadones en tu inicio y trabajo fuerte después … o trabajo duro al principio y una dulce y plácida vejez ….. tú eliges …

La doncella así pensó: …. mmmm ahora tengo fuerzas y energías pero cuando sea mayor … seguramente careceré de tales, quita, quita … mejor ahora y, cuanto antes, mejor …

La destino mujer leyendo su pensar le contestó … que así sea y así será linda niña doncella … olvida este sueño, el juego ha de comenzar … nos veremos amiga….

Una semana pasó y en esto, sin previo aviso, los barcos del padre fueron atacados, primero por piratas y por una tormenta después. Desaparecieron con prendas, mercaderías y posibilidades varias, entre ellas la vida del padre y la regalada vida de la hija. Y así, sin más, nuestra niña doncella, apenas ya niña, sola y en la calle se encontró.

Iba caminando cabizbaja cuando desde una ventana alguien la llamó … psi…psi tú … sí tú doncella … ¿qué te pasa pues tan cabizbaja vagas? … Ops … pues nada señora, que heme aquí sola y sin nadie, sin saber qué hacer en la vida …. ¿quieres trabajar? … ¡Sí! !Por favor!…. pues ven conmigo a mi casa y para mí trabaja.

La doncella se animó pensando que, al menos una comida caliente y una casa tendría y a ella se precipitó … La señora le enseñó donde estaba todo y, después de observarla trajinar de aquí para allá, sonrió aquiescente y allí, solita, la dejó con “sus” quéhaceres. Al cabo de un rato oyó que a la puerta llamaban …. TOC … TOC … ¿quién es? al tiempo que abría inconsciente …. ADIVINÁIS ¿QUIÉN ERA? … CENICIENTA … BLANCANIEVES … AGGGGGGG … que no! … que no! … que era su destino mujer … ¡qué poca imaginación tenés!

Y hete aquí que de pronto, cual huracán su destino mujer entró y todo, todito arrasó, rompió, desarregló … hay quien dice que incluso hasta algó robó!!!! ¡Ay por Dios! gritó horrorizada nuestra doncella … ¿qué hacer? ¿cómo me va a creer mi señora? y saliendo despavorida de la casa, de su destino, huyó … cabellos al viento (ES PARA QUE QUEDE MÁS … MÁS … PUES ESO, MÁS CUENTACUENTO… Ah… por cierto … la voz con que recito es armoniosa y melódica (jejeje, sí, sí.. shhh) … casi diría que recitativa … es para que tú … sí tú que detrás de la pantalla te encuentras … conmigo recites este cuento o historia …).

¿Y qué pasó? me preguntarás … pues que una vez que la doncella hubo partido, su destino mujer todo arregló y cuando la señora a la casa llegó, se encontró todo en su sitio … pero con su doncella amiga … desaparecida …. bueno, al menos dejó todo limpio, pensó.

Y así nuestra doncella su vida continuó … casa tras casa … ciudad tras ciudad … ella caminando y corriendo por la vida para esquivar a, la nunca esquiva, su destino mujer que en destino mujer maldecida, se autoconvirtió.

Ufff … mami, mamita, me da pena, pobrecita … sí hijita ¡qué tristeza y sufrimiento su vida! … ¿quieres que paré la historia? … noooooo, por favor….. pero …. ¿le irá mejor? …. snrs … mmmmm … deja que mejor te lo cuente …. (+ snrss) ….

Y así pasaron los días, los meses, los años … hasta que un día … vagando por otra calle … por otra ciudad …. alguien, una mujer desde otra ventana, la llamó: mujer doncella, sí tú, ¿qué te pasa? ¿porqué tan encorvada caminas? …. ¿yo, señora? … si tú, corazón herido … ¿qué te pasa, cariño? … Y así la doncella mujer respondió: nada señora, que aquí me tiene cansada, sin trabajo ni casa y esta ciudad me es extraña … ¿quieres trabajar? ¡Sí señora! mmmmmmmm pareces flacucha ¿tendrás fuerzas? pues yo sólo te he de encargar un trabajo diario pero que requiere un esfuerzo …. ¿cuál es señora? … ¿ves aquella montaña de allá? … sí señora … pues a ella habrías de llevar, todos los días, una bandeja de manjares a mi mujer destino, que allí arribita habita … ¿podrás? … sí señora respondió rauda la doncella mujer que en ese momento pasó a ser de la mujer, doncella….

Y así pasó un día y ella cumplió …. y por la tarde angustiada su destino aguardó … ¿Y QUÉ PASÓ? … ese día y esa noche … nada … y así pasaron 3 días con sus 3 tardes y noches, angustiada … esperando que se cumpliera lo que tanto temía y huía … hasta que en la tercera tarde su señora preguntó ¿qué te pasa, por qué esas lágrimas y esa triste mirada? Habla amiga, alivia tu alma. Y la doncella, temerosa, su historia contó.

Mmmmm meditativa la señora exclamó … vete a descansar y mañana, antes de ir a la montaña, algo habré pensado … si señora, muchas gracias … respiró la doncella algo aligerada.

Así que a la mañana siguiente, antes de partir, su señora así le habló: mira chiquilla, hoy cuando vayas al encuentro de mi mujer destino, pídele un favor y es que escuche tu historia y espera … a ver qué pasa. ¡Sí señora! dijo nuestra doncella con un brote de miedo de esperanza desesperanzada … ¿sería posible… sería esta la vez, que a alguna parte llegara?

Mami … Addy mamita linda … ¿y qué aconteció? jajajaj… espera mi dulce vida, matutita, tú sí que eres linda… peeerooo mami, mami querida … vicky cariño … mira que eres impaciente -levantada de ceja derecha- princesita aracely, princesitas varias y sí ¿por qué no donceles? … ¿ESO POR QUÉ NO? PSI querida ¿y yo qué sé, si soy mujer?

AGGGGGGGGG SHIIISHHHHIIIIII callaros de una … vez! dice la dulce vero desesperada, que atención quiere poner! e imponer!

Bueno volvamos a nuestra historia … sí, sí … susurran todas … shhhhhhh … shhhhh que a la mujer destino con tanta riña y tanta charla terminaréis por espantar … exclama con mucho tino y atino un duendecillo amigo que revolotea entre tanta dama.

¿Por dónde iba? exclamo ¿quién? pues yo… ¿quién voy a ser? … dejadme ver … ahhhh sí …… y …. cuando a lo alto de la montaña nuestra doncella llegó, esperó entre impaciente y temerosa lo que había de suceder. Apareció bella y hermosa su señora destino, con majestuosa dignidad a recoger su bandeja de manjares … y ella, nuestra doncella, así le preguntó … perdón señora … ¿puedo pediros un favor? … y ella sonriendo respondió … si en mis manos está y lo puedo hacer … adelante niña … pídelo.

Y …. sin nombre …. le pidió si le podía narrar su historia … por supuesto, la mujer destino asintió y escuchó embelesada mi historia … y, cuando terminó … así le habló … ahora vete y descansa mi niña … que yo a tu mujer destino he de ver, vuelve con mis manjares mañana. Algo te diré.

Y la doncella de la mujer con piés, esta vez ligeros, la montaña bajó. Corriendo … andando … corriendo … con ánimo y con desánimo … con cierto miedo a creer … Y cuando a la casa llegó, narró a su señora entre suspiros de aliento y desaliento, lo acontecido. … bueno, pequeña, ahora descansa y sosiega tu ánima … duerme y sueña con ese plácido sueño que vele por tu alma.

Mientras … la mujer destino cavilando fue a visitar a su amiga, destino mujer, y hete aquí que por el camino dos felinos, hermanos de alma, se le sumaron … un lince de mirada profunda y una hermosa y dulce gata, color luna.

Por fin a la cueva llegó … TOC … TOC … TOC …? ….. ? ….. TOC … TOC … TOC …. ¿ALGUIEN EN CASA? y después de un buen tiempo una voz adormilada escuchó ¿sí, quién es? … soy yo destino mujer, mi mujer destino … Ahhh! hola amiga! ¡cuanto tiempo! ¡qué alegría! pasa, pasa …. perdona el desorden amiga pero he tenido tanto trabajo que me paré a descansar y he dormido una siesta que me ha durado media semana!!! imagínate!!!!

¡No me extraña, querida amiga! ¡ya te vale! … mmmm? ¿por qué dices? … ¿A qué no sabes con quién me encontré? … ¿con quién? pues con tu doncella mujer … ¿no crees que ya ha aprendido? … las señales lo indican … ¿qué señales … -levantada de ceja-? jajajja tu las sabes … rompió su maleficio … ¿las pruebas? … heme aquí … ¡es verdad! perdona querida … tanta siesta me tiene un tanto adormecida … ¿qué vas a hacer? preguntó al ver que algo buscaba … ¿la verás? … Sí la veré, mañana.

Toma el ovillo … es mi regalo para ella … (Ayayaya qué preciosidad de ovillo, de brillos del arcoiris … uffff … colores de ilusión y fantasía tejidos en el hilo que le enviaba). Gracias hermana, gracias por el ovillo … jajaja aunque te diré que tanto tú como ella … lo habéis ganado bien! Y, tras decir estas palabras, contenta partió por los mágicos felinos escoltada.

A la mañana siguiente, al alba, la doncella de la mujer corriendo subió la montaña … ¿qué sería? ¿sería no? ¿sería …? Más cuando la mirada de la mujer destinó vió, de puritita emoción … lloró … niña, niña … vamos preciosa … mira tengo para ti este ovillo con el que tu destino mujer te regala … guárdalo y ve tranquila que tu destino se ha puesto en “danza”. Y ella, agradecida, partió.

Su señora, alegre y aliviada por su dulce protegida, con ella celebró y tras una buena cena … a la cama la envió, eso sí, tras asegurarse que el ovillo a buen recaudo quedaba.

PSI … PSI … CONTINUAS AHÍ?!?!?!?!??! OYE … YA SÉ QUE ES UN POCO LARGO … BUENO … SI ES ASÍ … AQUÍ LA HISTORIA TERMINO Y CONTINUO MAÑANA … ¿!¿!¿¿!¿! QUÉÉÉÉEÉ!?!?!?!? ¿¡¿¡¿¡¡ASÍ ME VAS A DEJAR?!?!?!?!? jejejejej … pos eso … que soy una malona enojona y … jajaja la verdad es que si hasta aquí has llegado … algo en tí te habrás regalado … continuo con mi historia …

Ajá … recordemos el principio … que esta mi historia sucedía en un lejano y olvidado reino …. y, como todo reino (para eso reino es) un rey tenía o tiene! … bueno imaginaos el fin de la historia … a este rey le habían regalado unas maravillosas sedas para que un traje se hiciera, sí, un traje digno de una boda … que él ya estaba en edad de …. así que a los sastres de su reino mandó llamar … PEeeroooo … ¿os podéis imaginar que ninguno encontró sedal para coser tan preciado encargo real? Pues sí señoras y señores … así que el rey envió heraldos por todo su reino, en busca de aquella persona que su traje pudiera coser.

Arre que arre … milla tras milla … uno de los heraldos nuestra casita encontró y cuando vió admirado la anhelada madeja, allí el traje dejó para que ella, nuestra mujer doncella, lo compusiera. Resumiendo … que el rey vió el traje, le encantó y agradecido quiso conocer a la mujer doncella … PUES SÍ .. QUE LA VIÓ … QUE SE ENAMORÓ Y QUE SE CASARON y, como todo buen cuento que se precie, fueron felices … ahora, cómo lo consiguieron, quizás esa sea otra historia ….

Y COLORÍN COLORADO … ESTE CUENTO, del paso de niña a doncella y de doncella a mujer HE ACABADO!

¡Ah! ¡Y … brindemos por todas y todos, las desterradas y los sin tierra, por ellas y ellos, para que encuentren a esa persona amiga con quien confrontar su tragedia!

K :)

Anuncios

Una respuesta a “Brindo por las desterradas y los sin tierra

  1. Pingback: Cuento: Brindo por las desterradas y los sin tierra | Reflejos | Scoop.it·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s