Reflexiones: La torre de marfil

Es una paradoja pensar que las empresas nos contratan para un puesto por nuestros conocimientos y por nuestra experiencia. Nos contratan para dar nuestra opinión pero cuando lo hacemos, en un elevado porcentaje de los casos, acabamos por resultar incómodos si nuestras opiniones divergen de las de nuestro jefe.

Se pierden el hecho de que si discrepo será porque realmente creo que es lo mejor, no porque tenga ganas de llevarle la contraria.

Se pierden el hecho de que mi NO da valor a mi SÍ, que cuatro ojos ven más que dos, que puedo ayudarle a prever y prevenir errores y que, teniendo libertad para expresar en cada momento lo que pienso y siento, potencia la iniciativa y la mejora de ideas y de procesos.

Sin embargo, hoy en día, nos encontramos a más jefes que se van aislando del mundo, se encierran en una torre de marfil que les impide ver la realidad y mandan a sus acólitos para que intenten convertir lo irreal en real …. hasta que los frutos caen por su propio peso …

En fin, así va el mundo!!

K :)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s