1 clave de identificación y 1 de seguridad para el #25S

Tal y como dice manospal en un comentario, no podemos permitir que los palos y las detenciones vayan a más. Hemos de canalizar esa situación y generar ideas para mantenernos pacíficos y seguir siendo efectivos.

Aquí os dejo una clave para identificar “infiltrados” sobre la que yo actuaría. Espero que os sea de utilidad:

clave: ¿cómo identificarlos? por la capucha (mirad los vídeos que van corriendo por internet).

Esto muchos ya lo sabemos pero hay personas que igual no y creo que sería importante que se supiera y si hubiera más claves para identificar infiltrados compartirlas en algún lugar en la nube (Infiltrado: todo aquellos que creen que la vía de llegar es la guerra, sean de la ideología que sean, trabajo …)

Así que cuando veamos a un encapuchado, atención.

Yo ayer sentía “resquemor” cada vez que veía un encapuchado. Era lo que les “igualaba” a los cascos de policía y diferenciaba del resto, que íbamos a cara descubierta. Al llegar a casa, ver los vídeos … tome conciencia de porqué me daban mala espina.

Yo actuaría de la siguiente forma:

Si yo fuera un encapuchado y de pronto veo que a mi alrededor se forma una ola de sentadas y silencio .. ¿cómo te sentirías tú? … yo creo que me desmayaría del susto …. y ya ni os cuento si dos personas se acercan a mí y me indicaran amablemente la salida del círculo o de la espiral …

¿os imaginais ir haciendo una espiral de personas sentadas y el silencio extendiéndose por toda la manifestación, como si fueran olas, en vez de manos -como en los deportes-, olas de personas sentadas y silencio?

¿y dejar salir a esa persona en silencio a través de toda esa marea humana? ¿y que él sabe que sale porque le dejamos salir?

Si queremos algún día llegar a ese gobierno en paz (el que sea), hemos de demostrar que la paz puede a la guerra y paz es paz. Por favor, no confundamos “pacifismo” con paz. La paz exige inteligencia. La guerra es lo fácil, lo que hacen los ineptos, demostrando de forma flagrante su ineptitud: su incapacidad de solucionar conflictos … y ya de forma dialogada ni lo mentamos.

Con la paz hemos de extraer lecciones, unos y otros, para poder seguir construyendo un futuro sostenible y para que haya paz, hemos de solucionar lo que está acarreando el resentimiento y el resentimiento en sí. Al menos es así como lo veo yo y una parte importante de la sociedad, que cada vez está más convencida de este punto:

A la paz sólo se puede llegar por la paz.

Lo dicho, espero que os resulte interesante la propuesta o se pueda complementar con otras.

Saludos y buenas noches

About these ads

9 Respuestas a “1 clave de identificación y 1 de seguridad para el #25S

  1. Hola, Mercedes:

    Perdona que haya tardado; estoy bastante liada con el principio de curso y la matrícula.

    Ayer vi una película sobre uno de los juicios de Nüremberg; y, cada minuto de las más de dos horas que dura, da para pensar mucho. En la escena final, Spencer Tracy, uno de los jueces, dice algo al condenado arrepentido (el Dr Janning era un juez nazi) sobre lo espeluznante que ocurrió durante esa guerra : “Dr. Janning, ustedes llegaron a esto el día que usted condenó al primer hombre que sabía que era inocente…”

    Esta frase se puede aplicar en muchos aspectos de lo que está sucediendo ahora: encuentro a un tal Cachanosky en la red que dice lo siguiente y utiliza como telón de fondo la misma película: “Cuando aceptamos que se cometiera la primera injusticia en nombre de la gobernabilidad y la orgía de consumo, sabíamos que podíamos llegar a esto… ”

    Se puede aplicar a las actuaciones de la policía de los últimos tiempos, y al modo en que los políticos -incluso el rey- “criminalizan” a todos los ciudadanos para “positivar” y justificar sus políticas… y corrupciones.

    El miedo que se sembró astutamente en la Alemania Nazi fue lo que dejó a los judíos (y demás víctimas) desarmados, indefensos, para que no reaccionaran, no actuaran, no se defendieran. ¿Suena familiar, verdad? Han pasado 67 años desde el final de aquella Guerra, está aquí al lado y temo que no hayamos aprendido lo suficiente.

    Abomino de la violencia y de la crueldad, me descomponen; creo que no soportaría vivir entre ellas. Pero creo que también conozco a la especie humana y es muy fácil “abducirla” con promesas, sobre todo en épocas de crisis graves; tenemos muchos ejemplos de ésto, siendo el primero de ellos -salvando las distancias y sin ánimo de ofender la sensibilidad de nadie- Jesucristo: la gente creemos y seguimos a quien nos promete un futuro mejor, aunque no sea en esta vida, aunque sea para legar a nuestros nietos.
    De aquí mis miedos, que es lo único a lo que hacía referencia en mi comentario anterior, cuando hablé de una paz soñada pero conseguida, incluso, a través del miedo, arguyendo cualquier razonamiento, ya sea religioso, político, social o cultural.

    Anoche pensé mucho rato, después de ver la película: ésa última frase, en especial. Pensé
    en cuántas veces al día alguien del gobierno que tenemos condena y criminaliza a miles de inocentes e indefensos, hablando de picaresca, fraude, etc., para justificar sus abominables medidas de recortes. Y me dije que habría que establecer unas proporciones entre el fraude popular y el número de ciudadanos (con posibilidad de defraudar) y el de las altas instancias y el número de políticos y privilegiados que hay; dado el número de corruptos declarados en todos los partidos políticos, Casa Real, Botines, Ratos y Condes, e indultados (desde banqueros y empresarios, hasta policías), etc.,… Me atrevería a decir que todos éstos son los que se llevan la medalla.

    Desde el gobierno se acusa a toda la ciudadanía (ahora, incluso a jueces) con todo tipo de argumentos, empezando por ése de “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, y se la condena injustamente para favorecer a una “raza” de mercado (los elegidos)…

    Es cierto que David no venció por la fuerza bruta en un largo combate, pero tuvo usar una piedra contra Goliat, es decir un único acto de violencia, aunque basado en el ingenio; si toda nuestra violencia se ha de mostrar con ingenio e inteligencia -ya sabes como pienso- bienvenida sea, pero añadamos paciencia.

    Estoy de acuerdo contigo, Mercedes: en estos momentos el miedo no puede guiar nuestros actos, bajo ningún concepto.

    Un beso, guapa; y gracias.

    • Hola Hipatia,

      Lo primero, quien has de perdonar es tú a mí por tardar tanto en responderte.

      100% a tu comentario, brillante exposición de lo que pienso. Con tu permiso, me gustaría utilizarlo (nombrándote, por supuesto) en mi siguiente entrada que iba a tratar, precisamente sobre ello.

      La que te tiene que agradecer tu participación en este espacio soy yo! Muchas gracias por tus siempre interesantes exposiciones y comentarios.

      Otro beso y que tengas una buena semana :)

    • Por cierto, sólo hay algo con lo que difiero, creo que es posible en menos tiempo del que piensas, tanto por nosotros, pues cada vez es mayor el convencimiento de la necesidad de unidad, como por sí mismos, su “obediencia” ciega a los mercados, la troika … se encargará de ello y, convencida, de que para ellos será muchísimo peor que si nos hubieran escuchado o dicho convencimiento y “unión” hubiera llegado antes.

      En cuanto a la honda, la metáfora que a mí me viene es el ingenio que por fin “ayuda” a “abrir los ojos” y mata la inmadurez. Hay muchas formas de “actos”, que pueden ser mucho más potentes que la violencia física, el tema es dar con ese “acto/acción” que les lleve a “despertar” y reaccionar.

      Si no damos con él, que el cielo los pille confesados, porque de verdad, yo creo que lo que se les avecina es tremendo. El cambio está en marcha y, en función de cómo reaccionen ….

      Ojalá entren en razón antes, por su propio bien y por el nuestro, porque nos ahorraríamos todos mucho sufrimiento.

      Un abrazo wapa y que termines de pasar un buen día :)

  2. Pingback: 1 clave de identificación y 1 de seguridad para el #25S | Maravillas y esperanzas. | Scoop.it·

  3. Mercedes:
    esta noche he quedado profundamente tocada, emocionalmente, por dos imágenes: una, la de un muchacho que lloraba arrodillado ante la policía del 26S, alzando una fotografía de su padre inconsciente y herido en la movilización de ayer; la otra, de un niño de unos tres años, famélico y desnudo, bajo los pies de un hombre adulto: con un pie le pisaba el cuello y con el otro la pelvis… y todo porque el pequeño pertenece a una religión diferente a la del musulmán que le atormentaba de esta manera.

    Yo… analizo tu propuesta de hoy… y no sé que decir… estoy algo consternada. Pienso que todos buscamos la paz, pero cada cual a su manera (el autócrata, el musulmán, el Vaticano, el demócrata, el republicano o el ajeno a todo).
    Se puede buscar la paz a través de la fuerza, como durante el cuarentañismo; también, como lo hacía Gandhi, que, parece, es lo que perseguimos aquí; la paz armada de la que hemos hablado otras veces, que es sometimiento puro y duro; paz pactada, quedando todos los problemas pendientes y los motores encendidos… Tengo un sueño… que no sé si llegaré a ver cumplido: los procesos de cambio son muy lentos.

    Hoy trabajaba en un post… pensando y estudiando un tema; y, en un momento de desazón he llegado a concluir que todo se repite a lo largo del tiempo, con algunos matices diferenciadores: en definitiva, la Historia se acaba convirtiendo en un museo donde los cuadros apenas difieren entre sí porque hay escasa originalidad.

    Observo el esfuerzo titánico que se está realizando; como en este post tuyo, donde propones una paz real e inteligente para los actos de protesta y con vistas al futuro; pero, siempre aparece -y aparecerá- un político de turno con una legislación secundaria para mutilarla o transformarla en veneno delictivo.
    Nuestro Gobierno actúa por excepción y al margen de la ley. Tiene armas, y dinero para comprarlas. Sólo nos queda voz, sangre y voluntad de avanzar, de mejorar, tal y como se ha guiado el ser humano a través de su historia: unos pocos, no lo olvidemos, que hicieron avanzar el mundo que hoy se está desmoronando.
    Ha habido muchos desmoronamientos, antes que éste. Voz, sangre y voluntad no son poco: va a ser muy duro y difícil.

    Quizá hoy estoy desanimada; quizá estoy impresionada; o harta, o cansada. Quizá sea todo junto. Soy una idealista y mañana estaré aquí otra vez.
    Hasta mañana, pues.

    • Hipatia, preciosa … todos pasamos por épocas en las que nos encontramos desanimados y tristes, es normal, sobre todo en procesos de cambio tan importantes como este que, necesariamente llevan su tiempo. ¡Ánimo! para eso estamos aquí para darnos energía.

      Sólo difiero de una cosa contigo, nos queda nuestra inteligencia, sagacidad … David no venció a goliat por la fuerza. Nosotros no podemos pensar en vencerles a “necedad”, a la fuerza … porque ahí perderemos, hemos de actuar con nuestras “fortalezas” y aprovechando su ceguera prepotente.

      ¡ánimo, espero que hoy te encuentres mejor!

      Un abrazo y buen fin de semana :)

  4. Pingback: 1 clave de identificación y 1 de seguridad para el #25S | ¿Qué está pasando? | Scoop.it·

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s